ATF

Sample Block


Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives

202-927-8500

16 de
junio 2003

LLABORATORIO
NACIONAL CENTRAL DE ATF

COMPONENTES

  • Laboratorio
    de Ciencias Forenses evalúa las evidencias obtenidas en crímenes
    que incluyen armas de fuego, bombas y casos sospechosos de incendio
    intencional. Sus servicios incluyen:



    Los exámenes de las armas de fuego y las herramientas de fabricación,
    incluyendo el examen de las armas de fuego, comparación e identificación
    de las balas y casquillos, restauración de los números
    de serie borrados, determinación de las distancias desde donde
    se hizo fuego, identificación de los elementos usados en los
    incidentes de bombas e incendios intencionales con el uso de una serie
    de herramientas manuales y máquinas herramientas y la reconstrucción
    de la escena del crimen en los casos de disparos de armas de fuego.


    El Programa Integrado Nacional de la Red de Información Balística
    (National Integrated Ballistic Information Network Program o NIBIN),
    un programa nacional que usa el Sistema Integrado de Identificación
    Balística (IBIS). Este programa de computadora, combinado con
    imágenes microscópicas y balísticas, busca rápidamente
    en los bancos de datos para comparar las estrías dejadas por
    un arma de fuego en balas disparadas y en los casquillos. Esta investigación
    permite a los examinadores entrenados asociar las evidencias en crímenes
    cometidos con armas de fuego en puntos diversos de una zona geográfica.
    Sin el sistema virtualmente tomaría años comparar las
    evidencias en varias localidades y poder identificar las municiones
    disparadas por un arma determinada.


    Ha realizado más estudios de explosivos que cualquier otro
    laboratorio en el mundo, incluyendo papeles claves en la investigación
    del atentado contra el Centro Mundial de Comercio en 1993, el 11 de
    setiembre del 2001, ataques terroristas y otras explosiones importantes,
    criminales o industriales. Las evidencias recogidas en el lugar son
    examinadas para determinar que tipo de explosivo se usó e identificar
    todas las partes del artefacto explosivo. Los químicos forenses
    trabajan estrechamente con los investigadores para encontrar partes
    del artefacto que ayuden vincular a un sospechoso con el crimen.
    Análisis
    de restos de incendio. El papel principal del químico que examina
    las evidencias en los restos de incendio es la recuperación
    e identificación de los residuos de cualquier líquido
    inflamable en las muestras de los restos. Generalmente esos residuos
    son de gasolina, querosén, o quizás líquido para
    prender el carbón. Una vez finalizado el análisis, el
    químico eleva un informe sobre lo que ha determinado y puede
    tener que declarar, como testigo experto, en los tribunales federales,
    estatales o locales, Como testigo experto, el químico tiene
    que explicar lo que ha encontrado al jurado y al juez.

  • Laboratorio
    de Investigación de Incendios (FRL), el primero de su tipo
    en el mundo dedicada a investigaciones en los lugares de incendio,
    incluyendo la capacidad de reconstruir la escena de un incendio para
    determinar como comenzó el incendio y como se extendieron las
    llamas. Sus servicios incluyen:



    El FRL brinda las instalaciones, el equipo y el personal necesarios
    para trabajar en investigaciones sobre incendios importantes, como
    ser la reconstrucción de la escena del incendio, estudios de
    descargas de electricidad, confirmación del análisis
    de indicadores de modelo, impacto de combustibles en el crecimiento
    y expansión del fuego, estudios de ignición y análisis
    de las causas de un incendio causado por el sistema eléctrico.
    Hasta el desarrollo del FRL no había en los Estados Unidos,
    o en el mundo, una instalación para la evaluación de
    incendios, dedicada a las necesidades específicas de la comunidad
    de investigaciones de incendios.

  • Laboratorio
    de Alcohol y Tabaco (ATL) de la Oficina de Impuestos y Comercialización
    del Alcohol y el Tabaco (TTB) del Departamento de Hacienda, que realiza
    análisis químicos, físicos y coadyutorios en
    apoyo de las investigaciones sobre el comercio ilícito de alcohol
    y tabaco, asegura el cobro de impuestos y la seguridad de los productos
    para los consumidores.



    Los productos alcohólicos, bebidas u otros, son analizados
    para asegurar que lo que se vende cumple con las normas federales.
    Las bebidas alcohólicas incluyen los licores, vinos y bebidas
    de malta. Los productos que no se beben incluyen sabores para alimentos,
    medicinas, productos de tocador, solventes industriales y combustibles.
    Los productos de tabaco son sometidos a análisis químicos
    y físicos, para clasificarlos con fines impositivos.

OTROS
DATOS

  • La
    Administración de Servicios Generales (GSA) inició la
    construcción del NLC en agosto del 2000, en un terreno de 35
    acres en los suburbios de Maryland. Esta nueva instalación,
    inaugurada el 16 de junio del 2003, reemplaza la laboratorio que ATF
    tenía en Rockville, Maryland, desde 1978.

  • El
    edificio, de 176.000 pies cuadrados, cubre una superficie similar
    a la de dos campos de fútbol norteamericano. Además
    de los laboratorios, tiene sectores para conferencias y entrenamiento,
    una biblioteca y funciones administrativas y de apoyo.

  • Se
    han usado ingeniería innovadora y la última palabra
    en tecnología y como resultado las instalaciones para el tratamiento
    del aire y el agua cuentan con la mayor capacidad disponible para
    el reciclaje y el aire limpio.

  • El
    costo total, incluyendo el terreno, diseño, e ingeniería
    especial, ha sido de $106 millones.


  • Además de ATF y GSA, en la tarea participaron Higgins Development
    Partners de Chicago, la Whiting-Turner Contracting Co. de Baltimore,
    y la empresa de arquitectos Kallman, McKinnell and Wood de Boston.


###